You are here:GeoTux»Geo-News»Latest news»Europa contra los cimientos de la estrategia competitiva de Microsoft

Statistics

Invitados: 63
Usuarios registrados: 3233
Usuarios en línea:
-
Registrados hoy:
-

Register

RSS

Blogs and News:
Recibe las actualizaciones en Geo-Noticias y Geo-Blogs

Get them by e-mail
Recibir Geo-Noticias y Geo-Blogs por e-mail

¿What is this about?

Latest Geo-Tweets

Wednesday, 03 October 2007 17:21

Europa contra los cimientos de la estrategia competitiva de Microsoft

Written by  Administrator
Rate this item
(0 votes)

Microsoft sufrió una rotunda derrota legal cuando a mediados de septiembre perdió su apelación a la sentencia de 2004 de la Comisión Europea contra ella por quebrantar las leyes antimonopolio de la UE. El fallo tomó a la mayoría de los observadores por sorpresa, como también a la propia Microsoft.

El tribunal encargado del caso sólo tomó la decisión después de tres años de deliberaciones, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta la enorme trascendencia del veredicto, que va mucho más allá de los actos concretos que se juzgan. Implícita en él se encuentra la toma de postura de Europa respecto al inevitable choque que, paradójicamente, se produce a veces entre un mercado completamente libre y la competencia en igualdad de condiciones.

Es inevitable que esta contradicción aflore cuando una empresa, siguiendo las reglas del libre mercado adquiere el poder suficiente como para que éste se convierta en una ventaja competitiva por sí mismo, permitiendo al que lo goza jugar con ventaja en otro segmento, como ha ocurrido en el caso de Microsoft. Un fenómeno que constituye una forma de abuso de posición dominante.

Aunque la mayoría de los observadores confiaban en un veredicto mixto, que diera en parte la razón a la Comisión, y en parte a Microsoft, el Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea (UE), el segundo por importancia dentro de Europa, confirmó la condena de la Comisión en los dos puntos principales de la sentencia.

La sentencia
En primer lugar, el Tribunal ha fallado que la Comisión estaba en lo cierto cuando reguló en contra de la estrategia de Microsoft de empaquetar su aplicación de reproducción multimedia Media Player con su sistema operativo Windows. Y, en segundo lugar, que actuó ilegalmente al no compartir con sus competidores la información de interoperatividad con Windows necesaria para que éstos pudieran construir sistemas operativos servidor capaces de funcionar "sin fisuras" con clientes y servidores Windows. Cierto es que Microsoft ha facilitado diversas entregas de documentación desde 2004, pero la información ha sido juzgada como insuficiente e inadecuada por Europa.

Además de los dos puntos anteriores, la UE ha confirmado también la imposición de una multa de 497 millones de euros al fabricante por sus prácticas antimonopolio, una medida que, aunque importante, probablemente sea la de menor trascendencia para el mercado a largo plazo. A esta suma teóricamente, según el fallo de 2004,habrán de añadirse dos millones de euros diarios desde la fecha límite fijada para que Microsoft facilitara la información de interoperatividad a sus competidores.

El Tribunal sólo ha contravenido a la Comisión en un punto: los poderes que otorgó a un experto independiente para supervisar el efectivo cumplimiento por Microsoft de la regulación antimonopolio de 2004 y el reparto de los gastos generados por todo el proceso. En este sentido, aquella dictaminó que sería Microsoft la que debería pagar todos los gastos del supervisor, así como el 80% de los de la Comisión y sus aliados en el caso, incluidos los de ECIS (Comité Europeo para Sistemas Interoperativos).

El abogado principal de Microsoft, Brad Smith, ha calificado la decisión del Tribunal de "decepcionante" para la compañía. Todavía tiene derecho a presentar una apelación más, en este caso ante el Tribunal de Justicia de la UE, pero el fabricante aún no ha decidido, según Smith, si lo hará. En cualquier caso, sólo podrían discutirse puntos legales, no los hechos establecidos en la sentencia.

Más allá de los actos juzgados
Ha pasado poco tiempo desde el fallo, pero algunas consecuencias de esta sentencia están ya completamente claras. Por una parte, es absolutamente incuestionable que viene a reforzar la autoridad de la Comisión -especialmente en lo que se refiere a abusos de posiciones dominantes- en el mercado de las tecnologías de la información, caracterizado por su vertiginoso ritmo de cambio. Obviamente, si el Tribunal hubiera fallado en su contra, tal autoridad habría quedado por los suelos.

Según muchos, asesta además un contundente golpe a la estrategia global de Microsoft de empaquetar aplicaciones software con su sistema operativo Windows, sentando un importante precedente legal para cualquier litigio antimonopolio contra la compañía que pueda producirse en el futuro.

Tanto Neelie Kroes, comisaría europea de Competencia, como Philip Lowe, director general del departamento de Competencia de la Comisión, han subrayado que lo esencial es que la sentencia sienta un importante precedente sobre el empaquetamiento de productos que no se limita al mercado de reproductores multimedia, asegurando que "todos los agentes podrán beneficiarse de esta regulación de ahora en adelante". Incluso el propio Brad Smith ha reconocido que la regulación tiene importantes implicaciones para la estrategia seguida hasta ahora por Microsoft basada en empaquetar diversas aplicaciones junto con el sistema operativo Windows.

Además, el fallo refuerza indirectamente la posición de otros demandantes de Microsoft, como Google, cuyas reclamaciones se refieren a la inclusión de la funcionalidad de búsqueda en Vista.

David Mitchell, vicepresidente senior de investigación TI de la consultora Ovum, en la misma línea, ha advertido que cualquier empresa que extienda su oferta más allá de su negocio principal –ya se trate de chips, sistemas operativos, aplicaciones o servicios- debería preocuparse por la posibilidad de convertirse en blanco de la justicia al crear un producto como componente tecnológico de otro que domine un segmento de mercado.

Voces a favor, pero también en contra
En cuanto a las opiniones al respecto, la sentencia ha conseguido soliviantar al sector y a los reguladores, generando reacciones enfrentadas. Son muchos los suministradores de software que han apoyando el veredicto, expresando su esperanza en que la decisión del Tribunal de Primera Instancia europeo anime a la Comisión a analizar la situación ocasionada por otros programas que Microsoft incluye en Windows.

Tal es el caso, por ejemplo, del suministrador de navegadores Opera Software, cuyo CTO, Häkon Wium Lie, ha subrayado que la decisión del Tribunal "representa un claro aviso para Microsoft y otras compañías de que no pueden comportarse de la forma en que están acostumbradas a hacerlo. La sentencia refuerza el poder de la Comisión y confío en que ésta lo aprovechará para mejorar la industria del software". El mundo del código abierto en general -incluidas empresas como Red Hat y Mozilla, y organizaciones como Free Software Foundation Europe (FSFE)- han apoyado la postura europea.

Sin embargo, también hay quienes no ven con buenos ojos la sentencia. Entre ellos el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que, a través de Thomas Barnett, secretario del ministro para asuntos antimonopolio, ha criticado severamente la postura europea. Según sus argumentos, el fallo "puede tener consecuencias desafortunadas dañando a los consumidores al enfriar la innovación y desalentar la competencia".

En un comunicado, el Departamento de Justicia ha corroborado la opinión expresada por Barnett, indicando que "en Estados Unidos, las leyes antitrust son aplicadas para proteger a los consumidores mediante la salvaguarda de la competencia, no de los competidores. A no ser que se pueda argumentar "un demostrable daño para los consumidores, se anima a todas las compañías, incluidas las firmas dominantes, a competir con vigor".

Unas declaraciones a las que la comisaria europea de Competencia ha respondido con firmeza: "considero totalmente inaceptable que representantes de la administración estadounidense critiquen la decisión de un Tribunal independiente fuera de su jurisdicción. La Comisión Europea no juzga las regulaciones dictadas por los tribunales de Estados Unidos y esperamos el mismo respeto de las autoridades estadounidenses para las regulaciones de las cortes de la Unión Europea".

Defender a los consumidores, no a los competidores
Rosa María García, consejera delegada de la filial española de Microsoft, como era de esperar, ha hecho suyo el punto de vista del Departamento de Justicia de Estados Unidos. En unas declaraciones al periódico El País, García respondía a otras de Kroes en las que la comisaria expresaba su opinión sobre la necesidad de reducir la cuota de mercado de Microsoft. "Los órganos de la competencia deberían velar por los consumidores y no por los competidores", ha declarado García, según informaciones publicadas por el periódico.

"La secretaria europea de la Competencia debería preocuparse porque los consumidores tuvieran distintos productos entre los que poder elegir libremente. Si abrimos nuestras API e innovamos cumpliendo con las leyes no debería preocuparse por nuestra cuota de mercado", continúa la consejera delegada de Microsoft en España

También el grupo industrial Association for Competitive Technology, que ha apoyado a Microsoft durante todo el proceso, ha manifestado su preocupación ante el fallo. Según sus argumentos, la sentencia del Tribunal representa una mala noticia para muchas pymes y consumidores, dado que en estos segmentos, el empaquetamiento puede representar una ventaja.

El caso Media Player
De cualquier modo, lo cierto es que la estrategia de empaquetamiento de Microsoft ha probado su efectividad en el pasado y es bastante cuestionable que Europa vaya a conseguir evitar que siga haciéndolo en el futuro, ni siguiera en nuestro continente. Gracias a ella, Microsoft consiguió, por ejemplo, eclipsar el navegador Netscape del suministrador del mismo nombre a mediados de los años 90 como consecuencia de la integración de su aplicación Explorer en el sistema operativo Windows.

También hirió gravemente a RealNetworks, compañía que dominaba el mercado de aplicaciones de reproducción multimedia, cuando en 1999 empezó a comercializar su propio producto Media Player empaquetado con Windows. Esta es, como se ha dicho, una de las actividades condenadas en 2004 por la Comisión y ahora también por el Tribunal de Primera Instancia europeo. Según ha ratificado el Tribunal, este empaquetamiento acabó con la capacidad de RealPlayer, el producto de RealNetworks, para competir con Media Player basándose en "los méritos intrínsecos de cada producto".

Fue precisamente salvar RealPlayer del mismo destino que acabó con Netscape uno de los objetivos de la resolución de 2004 de la Comisión. Para intentar impedir que se repitiera la misma situación, ésta obligó a Microsoft a vender una segunda versión de Windows (Windows N) sin el software de reproducción multimedia. Pero la medida, o llegó tarde o, más probablemente, fue insuficiente. La Comisión, y aquí está el problema, permitió seguir vendiendo la versión empaquetada en paralelo y el mercado se decantó irreversiblemente a favor de ésta.

En 2003, RealPlayer, descargado entonces por la mayoría de los usuarios, tenía una penetración de entre el 60 y el 70% en el parque de PC, frente al casi 100% de PC clientes Windows que jugaba a favor de Media Player. Según datos de julio facilitados por Nielsen/NetRatings, las tres principales aplicaciones multimedia son actualmente Windows Media Player, con un 41,1% del mercado; RealPlayer, con un 24,3%; y QuickTime (Apple), con un 18,5% de penetración. Así pues, queda fuera de dudas que, pese a las medidas impuestas por Europa, Microsoft ha conseguido desplazar a RealNetworks en este segmento.

RealNetworks, para su bien, comprendió la situación del mercado de reproductores multimedia hace años. Desde 2000, la compañía migró su negocio a otras áreas, como la música online -con su servicio de radio Real Music, lanzado en seis países europeos-y el contenido de vídeo, y buscó el establecimiento de acuerdos con nuevos proveedores de noticias online para promover sus nuevas ofertas. En consecuencia, como indica Heaton-Armstrong, director general de RealNetworks Europe, la aplicación RealMedia es hoy mucho menos importante para el negocio de RealPlayer que a finales de los 90.

Golpe moral más que otra cosa
Este caso demuestra claramente la poca efectividad real de la condena de la Comisión. Pese a la actuación europea que le obligó a comercializar en Europa Windows N (también para Vista), el dominio de Microsoft en el segmento de reproductores multimedia ha ido en progresivo aumento hasta convertir a la compañía en claro líder.

Existiendo una versión con Media Player, la versión "N" –sin la aplicación- fue un fracaso, lo que en realidad era bastante previsible. La mayoría de usuarios prefieren soluciones empaquetas e integradas, que era precisamente lo que Microsoft estaba ofreciéndoles en la versión estándar de Windows. Algo que seguirá ocurriendo con total seguridad

TREND MICRO: PROTECCIÓN INTELIGENTE CONTRA AMENAZAS.
Las soluciones de seguridad Trend Micro Worry Free para la pyme ofrecen protección automática frente a amenazas, defensa completamente integrada y simplificada y administración cero.
http://www.trendmicro.es
en el futuro, para bien o para mal.

La Comisión no prohibió la venta de la versión empaquetada, como tampoco lo hace ahora el Tribunal de Primera Instancia. De hecho, en su sentencia de septiembre, este tribunal explicita: "este Tribunal deja claro que Microsoft mantiene su derecho a continuar comercializando la versión de Windows empaquetada con Windows Player y que sencillamente se le exige ofrecer a los clientes de Windows la posibilidad de comprar el sistema operativo sin el reproductor multimedia".

Aunque la propia comisaria de Competencia ha reconocido la poca efectividad de la medida impuesta por la Comisión al respecto en 2004, también ha dicho que no tiene intención de introducir modificaciones en ella. Así pues, a fin de cuentas y pese al revuelo generado en el sector por el dictamen, probablemente no llegará a implicar cambios reales tan profundos como muchos auguran.

Probablemente, Europa ha tomado en realidad la decisión más inteligente posible en una situación tan difícil –dada la corta experiencia de los poderes públicos en un mercado salvajemente globalizado, competitivo y dinámico- como la que se le planteaba. Por una parte, salvaguarda la posibilidad de elección de los usuarios, pero al mismo tiempo evita caer en un excesivo proteccionismo que pudiera contravenir los principios de la libertad de mercado. Si los propios usuarios eligen la solución del fabricante dominante, no es responsabilidad de los reguladores.

Lucha de poderes
Lo que sí consigue el fallo es asestar un duro golpe moral a Microsoft, que desde un principio ha estado buscando la manera de conseguir un cambio en las medidas impuestas por la Comisión. Finalmente, todos sus esfuerzos para lograrlo no han servidor para nada: tendrá que cumplir todos los puntos importantes recogidos en la sentencia de 2004. Quizá ésta sea la lectura más trascendente de la decisión del Tribunal. En el tira y afloja mantenido durante años entre un titán del poder privado y el brazo ejecutivo de un poder público que representa a casi todo un continente, ha salido finalmente ganando este último.

En este sentido se ha manifestado el presidente de FSFE, Georg Greve, quien ha elogiado la actuación europea: "mediante tácticas que han hecho descarrilar procesos antitrust en otros lugares del mundo, incluido Estados Unidos, Microsoft se las ha arreglado para posponer este día durante al menos una década. Pero gracias a la perseverancia y al excelente trabajo de la Comisión Europea, estas tácticas han fracasado en Europa".

 

Fuente:

http://www.idg.es

Last modified on Monday, 03 October 2011 16:24

Add comment


Security code
Refresh

 

On-line users

Latest Geo-Forums

No posts to display.

Latest Comments